jueves, 8 de agosto de 2013

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl



Más sobre El hombre en busca de sentidoEl doctor Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos: «¿Por qué no se suicida usted?» Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la logoterapia. En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla? El psiquiatra que personalmente ha tenido que enfrentarse a tales rigores merece que se le escuche, pues nadie como él para juzgar nuestra condición humana sabia y compasivamente. Las palabras del doctor Frankl alcanzan un temple sorprendentemente esperanzador sobre la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.



Este año llevo unos cuantos libros de autoayuda, y en muchos de ellos toman como referente a Victor Frankl, bien a través de citas o haciendo alusión a la logoterapia, así que me entró curiosidad por esta historia. 
Para quienes no lo conozcáis, el doctor Frankl sobrevivió a varios campos de concentración durante el holocausto nazi, y de su experiencia y formación como psiquiatra elaboró lo que se conoce como logoterapia, una disciplina en la que, muy básicamente el sentido de la vida es fundamental para la motivación existencial de las personas. 
 " ...al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas -la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias- para decidir su propio camino"
Desde su propia experiencia, analiza la vida en los campos de concentración, y sobre todo la actitud de los prisioneros frente a la situación extrema que estaban atravesando.
Parte de una premisa que he leído bastante últimamente, relacionada con la forma  optimista o pesimista de afrontar las situaciones, y cómo la actitud que tengamos determina en buena medida nuestra percepción de satisfacción o insatisfacción con nuestras vidas. Eso sí, en este caso estas actitudes fueron determinantes para su supervivencia.
No creo que sea un libro de autoayuda propiamente dicho, o al menos no más allá de la sensación de la sensación que le puede quedar al lector de relativizar la mayoría de los problemas que pueda tener después de leer cualquier tema relacionado con el holocausto nazi. 
Durante la mayor parte del libro conocemos la vida del protagonista, antes, durante y un poco después de su paso por los campos de concentración. Al final dedica un capítulo a explicar la logoterapia de forma exahustiva, y en un lenguaje bastante técnico, por lo quien no tenga conocimientos de psicología o psiquiatría,  (yo misma) puede ir un poco perdido en algunos momentos.
Claro que también las encontrabas muy sencillitas de entender...
"En los campos de concentración, .....éramos testigos de que algunos de nuestros camaradas actuaban como cerdos mientras que otros se comportaban como santos. El hombre tiene dentro de sí ambas potencias; de sus decisiones y no de sus condiciones depende cuál de ellas se manifieste" 
Me ha parecido una buena lectura. Tenía bastante curiosidad y me alegro de haber sido tan cotilla.
" el hombre, en última instancia, es su propio determinante. Lo que llegue a ser —dentro de los límites de sus facultades y de su entorno— lo tiene que hacer por sí mismo" 

11 comentarios:

  1. Este libro me gustó, me parece fácil de seguir y sobre todo muy gráfico y realista. Todo un referente! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este estilo de libros sí me gustan. De hecho tenía mucha curiosidad por leerlo. Besitos!

      Eliminar
  2. No lo he leído, aunque lo conozco, pero no lo tenía como un libro de autoayuda, sino más bien autobiográfico, o al menos muy basado en su vida (la de Viktor Frankl) y sus experiencias. Uno más de la larga lista, pero este andaba perdido por el limbo, voy a darle un poco de "subidón".

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco estoy muy segura de que esté catalogado como autoayuda Ana, aunque lo citan bastante en algunos que he leído. Creo que te gustará.
      Besos!

      Eliminar
  3. No lo conocía pero como es una temática que me suele gustar creo que me podría animar con él aunque esté calificado como autoayuda, aunque bueno, por lo que comentas tampoco lo es tanto
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No promete fórmulas mágicas de felicidad o éxito. Narra su experiencia en el campo de concentración, y sobre todo temas relacionados con la actitud con la que lo afrontaron los que estuvieron allí. Creo que te gustará Tatty.
      Besos!

      Eliminar
  4. Me has convencido, he empezado a leer con reticencias con lo de la autoayuda, pero he acabdo muy convencida, me lo llevo anotadisimo.quiero conocer a Victor Frankl. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quise conocerlo enseguida Meg, y me gustó mucho, así que dale una oportunidad, porque no te decepcionará.
      Besitos!

      Eliminar
  5. Otra convencida. No conocía el libro y al principio lo de la autoayuda me hacía recelar, pero viendo que no se centra en esto sino que es más una autobiografía de la dura vida de Victor Frankl, me lo llevo bien apuntado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Me encantó. Un libro que se ha de leer.

    ResponderEliminar
  7. Es interesante, sin duda. E intuyo que tiene esa línea que lo distancia de la autoayuda bastante definida, lo que a mí siempre me anima. Y si además es sencillo (como deben ser este tipo de libros) pues muchísimo mejor.

    Un besín, Aran!

    ResponderEliminar