martes, 22 de mayo de 2012

Un poco de humor...



 Hoy quería compartir con vosotros esta viñeta que vi ayer en Facebook,  y con la que me sentí completamente identificada. Imagino que cualquiera que tenga o haya tenido gatos le pasará lo mismo, si es tan consentidor como yo. 

Lo que empieza siendo una tímida incursión a tu cama acaba siendo una colonización en toda regla. A las pruebas gráficas me remito. Yo ando más o menos por la tercera viñeta. A punto de quedarme fuera de la cama. Por suerte llega el calor, y comienzan a dispersarse.
¿Por qué son tan fotogénicos los gatos?
 Pero cuando te despiertas y ves esto, se hace complicado ver el lado negativo. Seguramente lo veré muy claro cuando acabe en el suelo.

Para los que penséis que esto me pasa por tener gatos y no perros, os diré que también he tenido perro, y  he acabado como en la segunda foto...jajaja. Concretamente con un pointer de 20 kilos en una cama de 80 cm, y años después un braco alemán, de otros 20 kilos.

¡Feliz martes a tod@s!

20 comentarios:

  1. Nunca he tenido gato pero sí he sufrido el perro de mis suegros, que dormía con mi mujer cuando eramos novios. Recién casados, cuando íbamos al chalet de mis suegros el "animalito" se ve que añoraba, y era un problema, porque era un boxer atigrado de talla XXL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, pues yo que he vivido ambas experiencias te diré que los gatos pesan menos, evidentemente...pero no tienen inconveniente en patearte para pasar de un lado a otro, y no distinguen cabeza de estómago. Soy una especie de experta en adoptar posición fetal cuando oigo la estampida venir hacia mi;(
      Saludos!

      Eliminar
  2. Mira que me gustan los animales, de verdad, ¡pero a la cama no se suben ni en sueños!, porque a mí también me gusta su caseta forrada de corcho, con un cojín magnífico y no me revuelco en ella. Jaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajja, Pakiko, yo soy muy débil. No puedo evitarlo. Hace unas semanas, celebrando mi cumple, una amiga fue a cambiar el pañal a su bebé, y no se le ocurrió otra cosa que poner al niño encima de la manta de los gatos ¿?¿?¿?¿...el niño parecía un mini hombre lobo...jajajja. Besos

      Eliminar
  3. Mi perro es pequeñín pero tenemos el mismo problema, se adueña del sitio y es un protestón. Pero se le quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso me pasa a mi, que no puedes evitar quererlos y mimarlos. Al fin y al cabo dan muchos más momentos de felicidad, así que no me quejo.
      Besos!

      Eliminar
  4. jajajajaja yo no tengo gato pero si perro... y me pasa igual.. además es que el cabrito disimula, y va empujando, de a poquito, al merme, y cuando me quiero dar cuenta estoy como la de la viñeta, en el filito de la cama jajaja y luego le empujas y te poseé un sentimiento de culpa horrible!!

    Besos
    Lupa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj, sip. Los perros son más buenines. Mis bestias eran sutiles antes. Ahora podría decirse que "me dejan dormir con ellos en su cama".
      Besos

      Eliminar
  5. Jajaja otra que se siente identificada. A mí me pasa con mi perro, Sancho. Se va arrimando arrimando y al final acabo en una esquinita...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj,sip Carmen, son muy sutiles ellos...
      Besos

      Eliminar
  6. jajajjaa, me sumo!! Enzo (mi perro) se estira a más no poder!!!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, luego nos quejamos de dolores musculares...ellos sí que saben estirarse y relajarse, aunque sea a costa de sacarte un ojo o clavarte una patita. Besos!

      Eliminar
  7. Jajajajaja Aran si es que no se puede ser tan generosa con el espacio personal! Yo no tengo mascota, tuve un hamster hace años y como tu comprenderás no le dejaba dormir conmigo... gracias pro este pellizco de humor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja, Marilú, nop, un hamster no es como para meterlo en la cama....pobre bicho...lo aplastas seguro...jajaj. Eso sin contar con que le entre hambre y le de por mordisquearte. Besos

      Eliminar
  8. El mío dormía entre mis piernas.. ahi se acurrucaba el tio... y yo lo quitaba y él volvía... me miraba como diciendo.. aquí voy yo y punto.. ayyyy pobre le echo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marina, conozco esas miradas, tipo "tú dí lo que quieras que yo haré lo que me dé la gana..jajjaa

      Eliminar
  9. ¿y cuando en vez de ser tu mascota es tu pareja? jajajajajaja

    Besicos guapa
    Cris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris...es lo mismo, pero sin tanto pelo y sin que le huela tanto el aliento....jajajja..

      Un besazo

      Eliminar
  10. Te entiendo perfectamente. Los gatos sí que saben marcar bien su territorio.Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mandarica, son unos pequeños colonizadores...te toman la medida a base de encanto. Besitos!

      Eliminar