jueves, 6 de septiembre de 2012

Vacaciones

 
Creo que bestias pensaban que me los llevaba.


¡ Hola a tod@s!
Hoy vengo con una crónica de mis escapadas en vacaciones. La primera fue a Asturias, y esta vez fui en avión. Es una maravilla poder llegar en una hora y cuarto, y  no digamos bajar de golpe diez grados de temperatura. Sobre todo teniendo en cuenta que estábamos en plena ola de calor en Valencia. Realmente creo que hemos tenido ola de calor todo el mes de agosto.

Nunca me pierdo paseos por la playa de Gijón. Suelo ir a la de San Lorenzo,  la mítica que sale en las noticias, y está cerca de casa de mi abuela.
Llegué un domingo, y la playa estaba así....
Playa sin arena....


















Y al día siguiente así me la encontré... 

Playa con arena....



Parque de Isabel la Católica

Se supone que tuve mucha suerte porque hacía muy buen tiempo. Realmente buscaba frío y lluvia. Al menos por la noche refrescaba, pero, al igual que sucede aquí, cada vez hace más calor.


 

Mi prima y yo hicimos una visita a un Spa. Dos horas y media de piscinas, vapores, chorros e incluso toboganes nos dejaron relajadas y relucientes.





 Ya os contamos Mandarica y yo el día que pasamos juntas en Ribadeo y en la Playa de las Catedrales. Simplemente genial. Y memorable.























¿Y qué hice además de turismo? Pues comer, mucho, y con mucha frecuencia. En las digestiones me sentía como una serpiente digiriendo su presa entera.

Gran documento gráfico. Mi abuelita. Le dije "Yaya mírame que te vas al Facebook"

 Y por si fuera poco desayunar dos veces, almorzar, y comer, por la tarde comía pasteles. Están riquísimos. Seguramente influye los buenos recuerdos que me evocan. Pero no podía evitar comerlos..
 
Mi pastel favorito, una rosca de hojaldre con anís.
  Y claro, la sidra no puede faltar. Acompañada de unas tapas gigantes, para después ir a casa a cenar... No vaya a ser que me quedase anémica.
  








También estuve de compras. Mi maleta pesaba 7 kilos a la ida, y 17 a la vuelta, como pude comprobar en la cinta de las maletas del aeropuerto. En mi defensa diré que también llevaba chorizos.
 También tuve regalitos....

De mi tía...
 










Y de mi abuela, muy orgullosa ella de sus nietas, todos los años nos compra algo. Este año mi prima y yo pensamos en un anillo. ¿Os gustan? Creo que son muy bonitos. El mío es el de la piedra negra.
Si os preguntáis cómo es posible que mi prima asturiana esté más morena que yo, os diré que la madame acababa de llegar de pasar un mes en Benidorm, y yo empezaba las vacaciones. Ahora las cosas han cambiado
Y hasta aquí mi escapada por las tierras del norte. La vuelta fue dura, sobre todo porque esta vez subí diez grados de golpe. Me estoy dando cuenta que cada vez aguanto peor el calor. 

La segunda escapada que hice fue a Benidorm, a ver a una amiga.  Fue un viaje relámpago, no tenía canguro para bestias, y lo paso muy mal dejándolos solos. Pero estuvo muy bien aprovechada. 
Playa paraíso, en Villajoyosa
La playa era una maravilla. Que en pleno mes de agosto puedas ver una playa así medio vacía es un lujo. Eso sí, debido a lo "fina" que era la arena perdíamos totalmente la dignidad al entrar y salir del agua. La gente llevaba sandalias "cangrejeras". Nosotras éramos una especie de chiquito de la calzada con bikini.
Playa Paraíso con piernas...

Salimos a cenar, y luego a tomar copichuelas. 
Como anécdota, un chico nos hizo lo que veis en la foto. Unas flores con servilletas de papel y la cañita de la copa. Dos chicas solas por Benidorm son carne de cañón.
¿Esto lo habíais visto?
















Al día siguiente fuimos a Altea. Yo no lo conocía, y mi amiga me dijo que tenía que verlo. Pese a que hacía un calor horrible, me encantó, y me alegro de haberlo visto.
 


En plena ola de calor, otra más, no había mucha gente por la calle. Éramos las turistas coraje.
Comimos en la terraza de un restaurante italiano, desde donde se veía el mar. De nuevo no había casi gente. No era día de estar en la calle, creo que había carreras de algo en la tele,  y el turista tipo suele ir a comer paella, así que, aunque asfixiadas, estuvimos muy tranquilas.

Lo sé, una parte del estampado se repite en los dos vestidos.



También hubo sesión de compras. De hecho he encontrado la tienda de mi vida. Me probé unos diez vestidos. Por suerte para mi tarjeta solo 
me quedaban bien dos.









Y hasta aquí mis escapadas veraniegas. El resto de las vacaciones las invertí en mañanas de piscina, tardes de grandes siestas y lectura, mimos a mis bestias y a mi sobrinita. También estuve con el bebé de una amiga. Espero que mi sobri no sea celosa.



22 comentarios:

  1. Me ha encantado la parte de Asturias, será porque es un sitio que conozco... yo llevo mejor el calor, prefiero asfisiarme al fresquito
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Tatty!. Hasta hace un par de años prefería el calor, pero llevamos dos veranos horribles. De ahí que esté cambiando de opinión.
      Besos!

      Eliminar
  2. Unas vacaciones bien aprovechadas, seguro que te has relajado mucho. Yo hice lo propio en las mías. Y sí, el día en Ribadeo fue genial, para el año repetiremos, ahí o en otro sitio, pero de que nos vemos, nos vemos. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Mandarica, relax, desconexión. Qué gozada! Vale!, me parece genial y perfecto. Nos tenemos que ver!! "El año que viene más y mejor" Un besazo!

      Eliminar
  3. Muy bien aprovechadas esas escapadas. Una crónica muy divertida y muy gráfica.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pakiko! Cuando vi todas las fotos que quería subir ya supe que iba a ser más gráfica que otra cosa. Si no me hubiese parecido un tostón!
      Besos!

      Eliminar
  4. Qué vacaciones!! No te puedes quejar, me ha hecho especial gracia lo de las chiquito de la calzada en biquini, esa yaya tan apañada, los anillos, las compras, esas florecillas de papel. Los dulces que comías de pequeña son irrepetibles, traen esa cosilla tan auténtica. ¿Seguro que eran los chorizos lo que pesaba a la vuelta? 1o kilos más!! Jajaja, yo también soy de esas. Un beso casi otoñal para despedir las vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, no te puedes imaginar la escenita que montábamos para entrar y salir del agua, sobre todo al salir. Y encima nos daba risa, así que era peor aún.
      Mi abuela me pareció tan tierna preparándome cosas que no pude evitar inmortalizarla!
      Jajaja, ok, confieso, llevaba 800 gramos de chorizos..Mis padres en julio se trajeron el cargamento importante;)
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Pues sí que han sido bien aprovechaditas!! Gracias por compartir esos momentos y las bonitas fotos con nosotros!!
    Besines,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te hayan gustado Carmen! Un besazo!

      Eliminar
  6. Se ve que lo pasaste muy bien!!!
    Yo en vacaciones siempre engordo...al final me suelo pasar como tu, todo el día comiendo jeje.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo no he engordado 10 kilos es porque estuve pocos días;)
      Un beso!

      Eliminar
  7. Qué maravilla, ir al norte en pleno verano es lo mejor!!! Qué buena la foto de tu abuela, en plena faena!! Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es una maravilla ir en pleno verano. Sobre todo este año, con el calor que ha hecho. Y que hace...y que hará...ugh.
      Jeje, sí, inmortalicé a mi abuela mientras me preparaba todo lo que sabe que me gusta. Un cielo!!
      Un besazo!

      Eliminar
  8. muy chulas las fotos.Ya veo cómo te mima la yayi...¿17 kgs en la maleta?¿pero es que en Valencia no tenéis tiendas de ropa ni chorizos?ja,ja...seguro que te la llevaste medio vacia a propósito...bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has visto qué mimada soy Yoli?. Jajaja, pues mira, no tienen ni punto de comparación los chorizos de allí, XD!!! eso sí ,necesitas un estómago de titanio para digerirlos..jajaja
      En cuanto a la ropa, te diré que adoro una tienda que se llama Primark, y que hasta este año no había aquí. Me chifla por los pijamas y los calcetines, así que encima han sido 10 kilos de pijamas y calcetines...bueno, y zapatillas de andar por casa de invierno..mmm.
      Se ha convertido en costumbre ir con mi prima, compras a primark y luego a la fnac de allí. Y porque no voy con coche, antes hacía escala en Ikea, y entonces ya era una barbaridad!!
      Un besote

      Eliminar
    2. Yo también tengo Primark, estás invitada.bs

      Eliminar
    3. ¿Tienes Primark?!! Habemus siguiente destino blogero! Zaragoza! Quiero fotos en todos los primark de España..Yupi!!
      Aquí lo han puesto este año, y al principio las colas eran para entrar en la tienda!, no para pagar, no, para entrar...así que acabé antes en el de Asturias.
      Pues la ropa de niño también es una monada. Mi sobri se benefició de mi compulsión a las compras.
      Un besazo!

      Eliminar
  9. Muy buenas vacaciones desde luego. En Gijón sólo he estado una vez y fué poco rato, pero me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego yo no soy objetiva, he pasado todos los veranos de la infancia y la he visitado una vez al año desde siempre...soy un especimen sin pueblo...jajaja
      La única pega que podía tener se está solucionando gracias al cambio climático....
      Un saludo!

      Eliminar
  10. Si te ha tocado hacia el final del verano, sí que en Asturias hemos tenido algo más de calor de lo habitual por aquí, aunque sea en estas fechas. Normalmente, la gente que viene del sur pasa hasta frío a veces. ¡Locos estáis! :P

    Un besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, para mi los locos sois vosotros. ¡10 grados!, 10 grados de diferencia, y un 10000 % más de humedad!!! Eso es sofocante!!..jajaja
      Lo cierto es que cada vez hace más calor, tanto allí como aquí. Hasta hace un par de años yo era incapaz de ir por Gijón con sandalias o tirantes, por ejemplo, y sin embargo ahora me dedico a pasear la chaqueta.
      De todas formas, lo que tenéis que vale un tesoro es que refresque por las noches.
      Bienvenido, y un besín para ti también.

      Eliminar